Viaje sin rumbo. Capítulo 3. Final

Aquí acaba el pequeño gran viaje. Bajamos desde Cangas de Onís hasta Palencia por el desfiladero de los Beyos y Riaño. Regresamos a Madrid por la sierra de Ayllón.

Viaje sin rumbo fijo. Día 4

Amanecimos temprano en un día muy nublado y frío, de hecho en el día típico asturiano. Una vez sacamos las motos del cobertizo del hostal nos fuimos dirección Cangas de Onís, para desayunar de camino ya que el par de bares que hay por la zona no nos llamaron la atención. En vez de desandar…

Viaje sin rumbo fijo. Día 3

Sin haber dormido ni descansado del todo bien, desayunamos en el Hotel La Casilla una leche manchada y tostadas frías para dirigirnos al monasterio de Corias, el cual da nombre al vino blanco tan rico que tomamos ayer y nos recomendó acercarnos el amable camarero madrileño que conocimos. Aquí, veremos el monasterio de piedra, tomaríamos…