Viaje sin rumbo fijo. Día 5

No nos vamos a engañar, en el día anterior, cuando llegamos a Frómista nos entró un bajón de moral importante. Primero porque dejábamos atrás Asturias, lugar donde estábamos la mar de cómodos, nos encanta tanto el paisaje, clima, gastronomía la gente… en definitiva, nuestra zona de confort. Si además le añadimos que dejamos atrás como…