Viaje a Budapest. Día 5

el

De nuevo otro diario que publico al día siguiente por el cansancio en la noche.

image

Ya nos queda poco por ver. Comenzamos el día yendo al Parlamento para visitarlo por dentro en transporte público sorteando las mareantes e inclinadisimas escaleras mecánicas, algo digno de ver. Antes hicimos una parada buscando, bajo un sol de justicia a las 10 de la mañana tan solo, los zapatos del Danubio. Monumento curioso y original como curioso es que haya tan poca gente visitándolo pese que este mes está plagado de turistas.

image

Este monumento de 60 pares de zapatos sobre la orilla de Pest del Danubio, al sur del parlamento, conmemora los fusilamientos a principios de 1945 de judíos del gueto de Budapest, justo donde nos encontramos, a manos de los húngaros.   Este monumento es una alegoría a lo que quedó de ellos tras tirar sus cuerpos al río. Como un monumento tan pequeño y original puede llegar a impactar tanto. Te pones a andar por el gueto y pensar como de alguna manera esa impronta, de un lugar donde personas estaban acinadas y pulgadas por el régimen fascista de guerra, escondidas, ha quedado dentro de la ciudad.
Veo esto y también pienso como el afán por ganar dinero y la poca memoria se ha cargado todo eso. Como del gueto judío solo queda un pequeño cariz de arte cerca de las sinagogas y galerías. Porque este barrio y toda la ciudad ahora solo son comercios para turistas y mendigos borrachos sin un techo donde cobijarse, andando entre ingleses y alemanes con más dinero y alcohol en venas que vergüenza. Me da lástima la decadencia de la historia.
Me hace recordar el día que estuvimos en la plaza de los héroes.  Cómo nosotros estábamos alucinados contemplando tal monumento y pensando en toda la historia que ha vivido el país y Europa desde aquellos tiempos. Mientras tanto, un grupo de turistas ingleses hacia corro justo en mitad de la plaza, donde no nos dejaban hacer fotografías, bebiendo cerveza y gritando sin tan siquiera echar su vista atrás para ver donde están.

image

Tras ver los zapatos fuimos al parlamento para visitarlo por dentro. Cual fuera nuestra sorpresa que todas las entradas fueron ya vendidas, tendremos que volver otro día.

image

Continuamos andando hasta la iglesia de San Esteban,  una verdadera obra arquitectónica católica que si bien es impresionante por fuera por dentro es alucinante.

image

La entrada es gratuita pero acceder a la cúpula bien por escaleras o en ascensor cuesta unos dos euros. Como no soy muy amigo de dar dinero a la iglesia ya que es de sobra conocida la inmensa fortuna que ha amasado desde que el mundo es mundo nos fuimos a comer. Ya vimos Budapest desde lo alto el primer día desde el Budapest Eye.

image

La tarde pasó volando y por la noche, tras cenar, quisimos pasear y fotografiar por el Danubio. Las luces de edificios, puentes y barcos se reflejan en sus aguas y las imágenes son espectaculares, quizás de lo mejor de la ciudad.

image

No será la última vez que lo hagamos. Siendo Sábado vimos lo que comentaba antes, la fiesta que hay en esta ciudad, muy movida de noche pero lo cierto es que sin percances aparentes.

Hoy más y mejor. Si quieres saber por donde paso exactamente sígueme en Swarm!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s