Viaje a Budapest. Día 4

Con menudo sueño nos hemos despertado hoy… A pesar de ello ha sido el dia mas productivo desde que llegáramos el martes.

Mientras desayunaba miraba información sobre todo lo que hicimos hoy y diseñé rutas sobre el transporte público. He probado varias apps para esta función y de todas me quedo con la clásica, Google Maps, te da toda la información detallada, con paradas, transbordos y todo lo necesario, incluso te dice cuánto le queda para pasar a tu bus, tranvía, metro o tren. De viaje me he modernizado mucho, antes era de la vieja escuela y aunque sigo conservando eso, la gran variedad de apps de guias turisticas de offline con mapas incluidos para tener en tu movil que con un solo gesto lo tienes todo en la mano y otras apps de recomendaciones y ubicacion de lugares de interés, comida, ocio, etc he de decir que me han ganado.

image

Cogimos el primer bus para cruzar el río. Nos dejó en la parte más baja de Buda y el recorrido más corto para llegar al castillo de Buda, nuestra primera parada, pasaba por subir 227 escalones. Este castillo tiene poco atractivo desde cerca, pues desde Pest se ve magnífico, pero las vistas que hay desde el castillo de todo el Danubio, el Parlamento y Pest entero no tienen parangón.
image

Aquí tuvimos que parar bastante tiempo porque los 45 minutos que tardamos en llegar con un sol y un calor sofocantes no nos permitieron seguir.

Cuando pudimos retomar la marcha despues de hacer mil fotografías del lugar y de sus vistas y de estar un buen rato observando todo e incluso de ver una marcha militar programada, nos dirigimos andando bajo el sol a el Bastión de los pescadores, muy cerca del castillo.

image

No sin antes comer en uno de los pocos restaurantes que hay en la zona. Un pequeño bocata bien barato y bajamos. El Bastión es formidable, algo que merece mucho la pena de Busapest. Para pasear por la zona de arriba se paga una pequeña entrada de algo más de dos euros pero no quisimos acceder, puesto que las vistas ya eran espectaculares. Al estar la parte de Buda en alto respecto a Pest, las vistas quitan el hipo y más con la espectacularidad de la arquitectura del Parlamento y demás edificios y puentes.

image

Una de las cosas que mas llaman la atención e impactan de la ciudad es que estás caminando por las calles de Pest en dirección al río y pasamos de estar entre altos edificios a ver un río enorme y en frente, una pared de piedra y vegetación como para parar un tren. 

Y no solo esto, hay un contraste brutal del lado de Buda a la zona más al este de Pest. Al oeste todo son colinas, vegetación, tranquilidad y edificios bajos, casas y zonas nobles y caras. Según vas llegando al otro lado del río comienza la tropa de gente, comercios cada vez en mayor número y más turísticos. Y según vas alejándote del río en dirección al este la suciedad, el ruido, la medicidad, y los suburbios se van acrecentando de manera muy aguda. De hecho a penas hay bares y comercios en Buda, todos están en muestra zona, pero desde nuestra calle, Naggy Diofa, hacia el este todo empeora bastante y de noche no da nada de seguridad.

image

Vimos tranquilamente el bastión y sus vistas hasta que la gran multitud de turistas, yo diría que exagerada, nos impidio disfrutar como es debido de este lugar y nos fuimos hacia el museo del Hospital in the rock, muy cerca también. Este museo se compone de unas cuevas subterraneas que los hungaros descubrieron antes de la segunda guerra mundial y lo utilizaron como hospital. Más tarde, durante la guerra fue un hospital de guerra, que también lo fue durante la guerra fría y luego se convirtió en un búnker antinuclear hasta que una familia decidió comprarlo para hacer el museo aue visitamos hoy en dia por algo más de 11€ y menos de 8€ para estudiantes y menores de 26 años.
image

La visita incluye guía obligatorio que te va explicando y guiando en inglés por los laberintos subterráneos, pasando por cada sala, como las salas de curas, quirófano, sala de máquinas, despachos, consultas… Todo con atrezzo real de la epoca, muñecos realistas con ropas que se usaron dentro escenificando cada habitación de una manera asombrosa.
image

Es una visita obligada , así como tener un buen inglés para enterarte de todo, pero si no es así sigue mereciendo la pena entrar en esta visita de 60 minuntos y mas de un kilómetro de recorrido. Desgraciadamente no tengo fotografías de dentro porque está completamente prohibido y la guía, además de hablar tremendamente rápido, no nos quitaba ojo. Pero disponen de fotos para que viajeros y Bloggers podamos ilustrar.

image

Salimos y cruzamos el Danubio para ver el parlamento. Si de lejos es espectacular desde cerca impresiona. No pudimos entrar y lo dejamos para mañana, como también los zapatos del Danubio, una escultura que rememora los zapatos que quedaban en la orilla del río cuando durante la segunda guerra mundial los hungaros fusilaban a los judíos en esta zona.
image

No logré ver la ubicación exacta y por ello lo dejamos para mañana junto con la visita al parlamento por dentro y la iglesia de San Esteban y más termas. Pero lo que si hicimos es disfrutar de una limonada tipica en el parque Szabaság, detrás del parlamento.

Mañana más y mejor y si quieres saber los sitios que visito exactamente sígueme en Swarm.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s