500 km hacia el orinal del cielo

motos_webPartimos como suele ser habitual desde el km 13 de la M-501 a la altura de Villaviciosa de Odón.

Una ruta plagada de zonas verdes, curvas, buen firme, zonas boscosas y dehesas y praderas interminables. Y además, con muchas sorpresas por el camino. Agradables, claro está.

Continuamos las curvas por la misma carretera hasta llegar a Casillas en un pequeño desvío del camino para entrar un poco en calor y refrescar el gaznate. La carretera que se desvía hacia este pueblo nos encontramos con un firme angosto en el que te come la vegetación y la humedad y baja considerablemente la temperatura debido al riachuelo que atraviesa la zona, algo precioso. Un tramo de unos pocos kilómetros que merece la pena conocer, así como a la tan amable gente de Casillas.

Desandamos el camino hasta el desvío anterior y seguimos dirección Arenas de San Pedro, haciendo un alto en el camino en un sitio que para nosotros ya es tradición, el bar pintoresco de Piedralaves al lado del río, con sillas de corcho y un puente de piedra en el que nos sentamos tan cerca del río que casi podemos tocarlo. Comemos algo y no volvemos a parar hasta llegar a Arenas, un pueblo más grande en el cual la calle principal pasa por su castillo y al fondo podemos contemplar el pico de Gredos y su gran castillo medieval.

La carretera hasta llegar hasta aquí es algo espectacular. Es una carretera de kilómetros y kilómetros de rectas, sin una curva. Qué aburrimiento podrás pensar, pero la falta de curvas lo compensa las amplias dehesas, todas verdes, con sus árboles y flores en las que la vista no te llega al final. Como siempre, y con el fin de no aburrir al personal, no diré las carreteras por las que paso, solo los pueblos y la dirección seguida para que os hagáis una idea factible de por dónde paso a lo que lo completo con el mapa que podéis ver más abajo. No os fiéis demasiado de él ni lo sigáis al pie de la letra ya que cuando exporto la ruta exacta desde Google maps esta cambia cuando la inserto en cualquier web. Si alguien sabe la razón o cómo solucionarlo le agradeceré la ayuda 😉

2014-03-08 14.45.13Tras este alto, continuamos. Buscamos un sitio para comer y como siempre, nunca nos quedamos en la superficie e indagamos por las calles, siempre buscando la iglesia, lugar el cual suele ser el centro neurálgico. Cómo no, nos topamos con la mejor taberna del lugar, un museo-taberna, con una sala dedicada a los aperos del campo de antaño, tinajas, y otros enseres de principios de siglo, todo un lujo. Allí, con un par de cervezas y unas papas revolconas típicas de la zona, nos ponemos a hablar con el señor y señora mesoneros, quiénes nos cuentan una historia muy particular de Arenas de San Pedro. Dicen que a su zona la llaman “El orinal del cielo” ya que a finales del invierno llueve tres meses seguidos sin parar. Y no es de extrañar, con solo echar una vista en la carretera desde nuestras motos vemos la verde majestuosidad de los páramos colindantes.

Pensando en si comer o no, nos da por mirar el mapa desde nuestros móviles, ya que pocas veces planeamos los itinerarios cuando salimos en pequeñas escapadas, siempre en busca de experiencias y lugares nuevos. Vemos que a pocos kilómetros se encuentra Poyales del Hoyo. Nos fijamos por su nombre pintoresco y porque la carretera que sale desde Arenas hasta allí está plagada de curvas sin una recta y no exagero que, aunque lleve no mucho tiempo montando en serio en moto, es el mejor tramo de carretera para disfrutar en el que he estado. De hecho, Macalayus, mi padre, ha visto pocas, muy pocas carreteras como esta.

2014-03-08 21.39.51Allá que fuimos, por la carretera vieja dirección Poyales, pasando por el pueblo anterior, en plena sierra de Gredos, Guisando. Una vez llegados aquí, aluciando con el río Arbillas y los múltiples puentes que lo pasan, continuamos y a la entrada de Poyales nos encontramos con algo fascinante, un restaurante llamado “El rinconcillo”, con un mirador más que expectacular donde nos comimos otro plato de papas revolconas y un cordero asado por un precio de risa. Una de las mejores comidas que hemos hecho y con unas vistas desde el mirador alucinantes.

2014-03-08 21.41.48No alargamos la sobremesa, cosa extraña en nosotros ya que nos encanta pero el sol comienza a bajar y en pleno mes de marzo hace bastante fresco cuando cae el sol. Continuamos nuestro viaje hasta Candeleda, para conocer algo más de la zona. Casualidades de la vida que al pararnos para hacer la foto de rigor en el cartel del pueblo se nos parara un hombre a hablar. Nada más y nada menos que el señor alcalde de Poyales del Hoyo, quien nos contó la gran variedad de vegetación de la zona, con sus Kiwis, naranjos e higueras. Higos, por cierto, que actualmente distribuye El Corte Inglés.

Continuamos hasta Candeleda y a mitad de camino frenamos en seco, literlamente y nos detuvimos. Una gran finca de quien parecía ser un artista de los que no quedan, en la cual se hallaba una réplica del mítico Stonehenge de Inglaterra y unas cuentas obras de arte al aire libre. En la finca “La Guaña” se guaran verdaderos tesoros, merece la pena ir a estas zonas aunque solo sea por verla.

Acabamos para tomar café en Candeleda, con una plaza la mar de bonita y a la vuelta decidimos desandar el camino para hacer las fotografías de todo lo visto, así de impresionados quedamos. Había que repetir este tramo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s